Noticias
07, mar 2019 Acompañamos al hermano Óscar Casanova ss.cc en su ordenación diaconal

El domingo 3 de marzo vivimos un momento especial como comunidad de los Sagrados Corazones. Una vez más, nos unimos como familia para acompañar a Óscar Casanova en su ordenación diaconal. Fue una misa emocionante, donde la música llenó el ambiente, y también se sintió una profunda espiritualidad.

Óscar es hoy asesor pastoral de nuestro Colegio, y quisimos saber un poco más sobre el camino que ha recorrido, el significado de este nuevo paso en su vida, y sus esperanzas para el futuro.

¿Cómo cambia tu rol en el Colegio a partir de la ordenación?

Sigo por el mismo camino: seguiré acompañando los retiros, voy a estar acompañando a las comunidades de vida de Primero a Cuarto, y ahora también asumo otros roles, como acompañar a los Damianes. En cuanto a ser diácono, aparece la dimensión más sacramental y litúrgica, sirviendo y aportando en las distintas celebraciones que se llevan a cabo.

¿Cómo influyó la espiritualidad de los Sagrados Corazones en tu vocación?

Yo soy nacido y criado en La Unión, y allá están los hermanos de la Congregación acompañando a la Parroquia.  Yo fui un chico de la Pastoral Juvenil que se comprometió cada vez más con la Parroquia y ahí estaban los hermanos. Y me he ido dando cuenta que de esa manera me gusta servir a Jesús, y por eso decidí ir tomando cada vez  opciones más comprometidas claro con eta espiritualidad concreta que son personas que son mis amigos. Ese espíritu de familia que es tan relevante en los Sagrados Corazones.

¿Qué consejo podrías darle a un joven en su camino al descubrimiento de su vocación?

Que lo viva con mucha libertad. El llamado a un compromiso más grande, a opciones más radicales, más concretas, nunca surge de una presión  o de una búsqueda  de imagen. La motivación siempre aparece desde una perspectiva libre y, concretamente, el llamado que hace Jesús siempre es desde la libertad. Mi primera recomendación es que sean libres que no se dejen llevar ni por alguien que les diga lo que tienen que hacer, ni por las expectativas que se crean que se tienen de uno. Si no que vayan adquiriendo libertad que surge precisamente desde una relación más íntima con Jesús. La belleza de esto es que se trata de una relación personal, no es seguir reglas: todo parte de una relación de amistad que va a liberar. Entonces, los pasos que se van dando son porque se va teniendo cariño a esa persona, que te asegura que esto te va a hacer feliz.

¿Que esperanzas tienes para el futuro de la Iglesia desde este nuevo rol?

Nadie desconoce que la Iglesia está en un momento crítico y, según mi punto de vista, está bien que pase: es triste, es doloroso, es terrible, pero hay una frase del evangelio que dice, “La verdad nos hará libres”.  Tengo la impresión de que los jóvenes ante esa situación, sobre todo los que confiaban en la comunidad eclesial, han contemplado esto con desconcierto, sintiéndose un poco sin tener respuesta.  Yo creo, desde esa verdad que libera, que los jóvenes tienen una responsabilidad súper grande en soñar: soñar de nuevo desde esa libertad.

Yo creo que mi diaconado, y lo que estoy viviendo ahora,  lo quiero vivir desde un compromiso con ese sueño -  que no es mío solamente, que le pertenece a muchas personas -  y eso es lo que a mí me entusiasma. Que no es algo personal, no es algo que yo quiero o puedo hacer solo. Es sumarme a un movimiento mucho más grande, que tiene que ver con creer que todavía es posible transformar a la Iglesia y hacerla cada vez más fiel al mensaje original  y a ponerlo a Él en el centro, y a quienes Él pone en el centro, que son los que más sufren.

 

Para ver imágenes de la ordenación de Oscar, entra aquí.

www.ssccmanquehue.cl - 2015 Todos los derechos reservados ©
www.ssccmanquehue.cl - 2015
Todos los derechos reservados ©